DESHOJANDO LA MARGARITA DEL CAMBIO EDUCATIVO

Sir Ken Robinson nos comenta en su exitoso vídeo “Changing Paradigms“, como todos los países están llevando a cabo reformas en la educación pública. Y lo hacen por motivos económicos, tenemos que educar a la gente para que sea apta para trabajar en las economías del siglo XXI. Pero también para dotar a nuestro alumnado de una identidad cultural cada vez más compleja, globalizada y en red. Sí, necesitamos un cambio educativo porque no tiene sentido abordar los problemas del futuro haciendo lo que se hacía en el pasado. Parafraseando a la banda de rap rock Calle 13: “si quieres cambio verdadero, pues… camina distinto”.

¿Y en España cómo va el camino del cambio educativo? Pues a finales de 2013 aprobamos la que es la séptima ley escolar de la democracia, la LOMCE. Y como ocurrió con todas las demás resultó aprobada sin consenso. Tanto es así, que seis comunidades autónomas ya solicitan al Ministerio de Educación que aplace la implantación de la LOMCE en secundaria y bachillerato, prevista para el próximo curso.

La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.

Por desgracia, la historia de nuestra legislación educativa se puede resumir en un ir y venir de discusiones encendidas, continuas protestas sociales e interminables litigios en los tribunales. Un panorama de incertidumbre que curso tras curso hace más patente la necesidad de un gran pacto entre las fuerzas políticas que nos traiga la deseada y necesaria estabilidad. Pero no, el pacto no llega, y como Mario Vargas Llosa nos recuerda… “La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar”.

Además, por si lo anterior fuera poco, debemos enfrentar otra dificultad, porque una cosa es proponer un cambio en educación y otra cosa bien distinta es lograrlo, la realidad es tozuda.  Y “por extraño que parezca” la publicación en BOE de una nueva ley no asegura en absoluto que las prácticas educativas se transformen. Más bien, suele ocurrir que aunque cada reforma se nos presenta como mejora de las anteriores, como un borrón y cuenta nueva, es fácil que pronto comiencen las rectificaciones, los reproches y vuelta a empezar. Gatopardismo lo llaman.

Los profesionales que salen de su zona de confort y se adentran en procesos de mejora son los verdaderos posibilitadores del cambio educativo.

Pero hay más efectos colaterales, pues cada reforma viene acompañada de nuevas demandas, de nuevos regateos: el horario, la ratio, el salario y un largo etcétera de “medidas necesarias” que no hacen sino enquistar entre el colectivo docente la baja autoestima y el sentimiento de falta de gratificación y reconocimiento social.

Ocurre que el profesorado termina viviendo cada reforma  como una moda pasajera.

Es así como los docentes han visto desfilar las sucesivas leyes educativas una tras otra, y es así como el desencuentro ha terminado por convertirse en una constante de nuestro sistema educativo. Ocurre que el profesorado termina viviendo cada reforma como una moda pasajera, con sus terminologías y autores propios, que van y vienen con propuestas que en muchos de los casos no terminan nunca de implantarse.

La realidad del docente puede ser compleja. Se ve obligado a subir al tren de cada reforma educativa sin conocer en muchas ocasiones el destino final.

Y como Hidra de Lerna, hemos creado y alimentado una criatura aterradora encarnada por una realidad paradójica, hemos conseguido implantar la “reforma a prueba de cambio”. Parece razonable inferir que este panorama debía tener algún que otro efecto negativo sobre la labor que desarrollan a diario los profesionales de la educación, y en concreto sobre el ansiado cambio educativo. Pues ese efecto tan dañino es lo que podemos llamar procrastinación de subsistencia.

Y es que, aunque en su libro “La procrastinación eficiente” John Perry defiende a capa y espada las virtudes de procrastinar, de posponer las tareas que nos resultan menos agradables por otras más atractivas, lo cierto es que en nuestra sociedad no se reconoce como una cualidad positiva.

Pero en situaciones de incertidumbre, donde cada cambio educativo supone atender los nuevos requerimientos que las administraciones educativas plantean, los docentes deben trabajar en zona desconocida. Esto supone un desafío percibido como abrumador, difícil, tedioso, es decir, estresante, por lo cual se justifica posponerlo a un futuro sine die idealizado, así lo importante es supeditado a lo urgente, con mucho tiempo para la acción y poco para la reflexión. Además, ¿estos nuevos requerimientos se mantendrán el curso próximo o irán al cajón de propuestas que no terminan de implantarse? Ante la duda, la procrastinación de subsistencia es la respuesta.

El conocimiento disponible y nuestra propia experiencia acumulada en años de desencuentro, sugieren que el cambio educativo es mucho más difícil de alcanzar que lo imaginado hasta hoy en las mentes de quienes han decretado nuestra política educativa. Hablamos y hablamos de cambio educativo, pero poco conocemos sobre cómo opera y bajo qué condiciones se produce y mantiene ese deseado cambio. Sí parece claro que las intervenciones verticales dirigidas desde instancias centrales y con escasa participación ni consulta, han generado un sentimiento generalizado entre los docentes de que su papel se reduce a simples aplicadores de las políticas educativas definidas por otros.

Y aunque en la encrucijada que nos encontramos actualmente la certeza no es más que un espejismo, sí que podemos considerar acertado entender que nuestra Escuela Pública es el resultado de un proceso complejo de construcciones y reelaboraciones sociales y políticas, que requieren nuestro esfuerzo y voluntad constantes. No es algo que haya surgido por sí solo en el curso espontáneo del progreso social o al dictado de los intereses económicos privados, no nace de la lógica de los mercados, sino que es el resultado del despliegue práctico de una voluntad que no puede decaer. La Escuela Pública tiene que ser cuidada con esmero, atendida día a día, de acuerdo a la realidad social que surge en cada momento histórico.

Una Escuela Pública apoyada en la igualdad de oportunidades, sin ningún tipo de discriminaciones, que favorezca la inclusión, la igualdad y la diversidad, que garantice el pluralismo, la convivencia y la tolerancia, que revitalice los cauces de participación, que elimine los procesos selectivos, que revise los contenidos curriculares y las prácticas pedagógicas.

…no procrastinemos en esto. Ánimo, suerte y muy cordiales saludos.

Publicada en INED21 el 4 de mayo de 2015.

PROYECTO DE COMUNICACIÓN EXTERNA. La red y las redes en nuestro centro educativo.

image001

“Dentro de cada uno de nosotros se encuentra un anhelo profundo, innato y casi inefable de encontrar nuestra voz en la vida. La explosión revolucionaria y exponencial de Internet es una de las manifestaciones modernas más claras de esta verdad. Puede que Internet sea el símbolo perfecto del nuevo mundo, de la economía de la información, de los trabajadores del conocimiento y de los drásticos cambios que se han producido.”

Stephen Covey.

Objetivos

Me gustaría remarcar como la comunicación 2.0 se caracteriza porque ha multiplicado el número de emisores. El contenido, que hasta hace pocos años era únicamente generado por los profesionales, es hoy creado por millones de espontáneos usuarios que acceden a Internet de una forma activa y comparten su conocimiento en diferentes comunidades online: redes sociales, blogs, webs colaborativas, etc.

Lo anterior nos indica que cualquier acercamiento al tema de la comunicación debe tener en cuenta esta característica. La importancia de la comunicación participativa, bidireccional es aún mayor si pensamos en la comunicación que se debe establecer desde un entorno educativo.

image003

¿Qué objetivos debemos marcarnos?
  1. Contribuir a clarificar la imagen del centro, a transmitir sus grandes finalidades educativas y el modelo pedagógico al que aspira.
  2. Favorecer la difusión a toda la comunidad educativa de los principales mensajes y noticias de interés general.
  3. Servir de canal de comunicación hacia dentro y hacia fuera… que el centro no sea una institución sorda y ciega a su entorno.
  4. Buscar el diálogo y la expresión de los miembros de la comunidad educativa como una vía de mejora de las condiciones de aprendizaje.
  5. Establecer canales generales y específicos de relación y comunicación con las familias.
  6. Establecer canales de información para el alumnado.
  7. Integrar al alumnado en la vida del Centro educativo.
  8. Abrir el centro educativo a su entorno cercano.
  9. Proveer al entorno de contenidos y recursos educativos. Formación. Información sobre iniciativas. Ayuda a la comunidad con espacios, recursos, conocimientos….
  10. Liderar o ser en actor relevante en el debate sobre la educación.
  11. Poner en valor el trabajo que se realiza en el  Centro (tanto a nivel de profesores como general).

Públicos

Un plan de comunicación como centro educativo se dirige a toda la comunidad educativa: alumnado, familias y docentes, tanto presentes como pasados o futuros. Pero también a otros servicios educativos como otros centros, la inspección, centros del profesorado… u otras entidades y corporaciones como Ayuntamiento, asociaciones locales, ONGs, etc. Y todo esto no sólo en un entorno geográfico cercano, no olvidemos que Internet nos acerca a cualquier parte de mundo.

Remarcar que si además hemos apostado por la idea de construcción de comunidades no parece que debamos hablar tanto de públicos como de comunidades y nuestras acciones no tendrán tanto que ver con comunicar unidireccionalmente noticias como con intercambiar, conversar y dialogar. Es decir, para un centro educativo, el término público no es el más adecuado y es mejor hablar de comunidad o comunidades.

image005

Canales

Parece razonable considerar que cada tema y cada público requerirá un canal específico. Aquellos temas de interés general y que no comprometan ningún tipo de dato personal podrán comunicarse en canales abiertos del tipo Twitter o Facebook o un tablero de Pinterest. Para aquellos contenidos que requieran más cuidado o que sólo interesen a un grupo determinado tendremos que utilizar otros canales o configurar los canales para que sean privados (como es el caso de grupos de Facebook, comunidades de Google Plus, tableros privados de Pinterest,..).

Además es muy importante que tengamos en cuenta que no todo se puede transmitir en todos los canales. Es especialmente importante, como vamos a ver a continuación, atender y respetar la privacidad de los datos y de las personas.

  1. Blog del centro educativo para contar actividades, proyectos, iniciativas, fiestas… Todos los sectores de la comunidad educativa deben disponer de un espacio para la comunicación.
  2. Cuenta de Twitter para comunicar noticias de interés general o para un departamento o un ciclo.
  3. Tablero de Pinterest por grupo, proyecto educativo, departamentos, colectivos, etc. donde recoger imágenes de la vida del centro.
  4. Plataforma de contenidos Moodle que permita intercambio de materiales formativos e impresiones sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje con el alumnado y las familias.
  5. Facebook para antiguos alumnos del centro educativo que sirva para mantenerles informados sobre cosas y como red de contacto.

image007

Contenidos | Tono | Línea editorial

Hemos comentado que nuestro plan de comunicación como centro educativo se dirige a toda la comunidad educativa: alumnado, familias y docentes, tanto presentes como pasados o futuros. Pero también a otros servicios educativos como otros centros, la inspección, centros del profesorado… u otras entidades y corporaciones como Ayuntamiento, asociaciones locales, ONGs, etc. Y todo esto no sólo en un entorno geográfico cercano, no olvidemos que Internet nos acerca a cualquier parte de mundo.

Es importante tener en cuenta que una de las características y de las “ventajas” de la comunicación 2.0 es que nos permite dirigirnos a cada colectivo en sus espacios y de maneras diferenciadas. La comunicación no es un único traje que sirve para todos. Podemos (y debemos) adecuarla y adaptarla a cada colectivo o a cada asunto (no todo se puede contar en los mismo espacios). No nos vamos a dirigir a todos de la misma manera y no todo se puede comunicar en los mismos espacios. Es muy importante atender a los contextos y a las diferencias.

image009

Otro aspecto a destacar es el de los bien llamados “códigos de buena conducta” o “Netiqueta”. Éstos no deben ser impuestos por nadie, sino por el sentido común. Las personas que llevan mucho tiempo navegando por la red han ido asumiendo responsabilidades de comportamiento que facilitan el uso de la misma, rápido y satisfactorio.

Cada comunidad tiene sus propias reglas culturales, normativas, educativas, reglas que influyen en el comportamiento de las personas. Cuando un individuo ajeno a una comunidad pretende integrarse en ella debe conocer previamente estas normas de comportamiento.

Si bien es cierto que dirigirse a las personas con respeto y con sumo tacto de forma verbal es importante para equilibrar las ideas a transmitir ya sea como emisor o como receptor; de igual manera es importante tener cuidado cuando utilizamos la herramienta número uno en el mundo en cuanto a investigación, recreación y educación entre otras cosas. Además, por cómo es internet, las netiquetas nos ayudaran en nuestra interacción y al buen entendimiento con nuestros semejantes.

image011

En el entorno del centro educativo podremos encontrar comunicaciones más formales… como una desde la secretaría del centro informando de una convocatoria oficial de ayudas; o una convocatoria de reunión del AMPA del centro. Otras más informales, como una actividad extraescolar para el alumnado del centro organizada desde el departamento de actividades extraescolares y complementarias. Incluso comunicaciones de agentes externos como, por ejemplo, información sobre un actividad teatral organizada por el ayuntamiento… que no forma parte de la vida del centro pero que resulta de interés para el alumnado.

Sin duda, todas estas comunicaciones nos transmiten el carácter diverso y plural que tendría una comunicación de este tipo, por lo que resulta imprescindible dotar al proceso de una coherencia en los mensajes, para que esa diversidad o pluralidad no suponga confusión en las comunicaciones.

Además, cada colectivo presenta sus propios retos a la hora de iniciar una comunicación adecuada con los demás. Dichos retos son una oportunidad inmejorable para abrir debates internos e intentar aunar esfuerzos en una misma dirección de actuación.

Punto de vista del docente.

La principal dificultad que se presenta puede ser la diversidad de interlocutores, espacios y mensaje a transmitir y procesar… me explico. Los docentes deben mantener una comunicación permanente con su alumnado sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje, pero también, con otro profesorado para coordinar su labor Docente (departamento o ciclo, equipo educativo de un mismo grupo, claustro, representantes del Consejo Escolar, Equipo Directivo). A todo esto hay que sumar la comunicación con las familias… de importancia vital para cualquier nivel educativo.

Y decimos comunicación… no sólo información. Debemos plantear la manera de conseguir una circulación de información útil y en ambos sentidos.

Punto de vista del Centro educativo.

En este caso, considero que la principal dificultad se presenta al intentar conseguir una imagen coherente del centro educativo. Al existir diversidad de colectivos e intereses debemos ser capaces de dar coherencia a todos ellos para que aporten de manera positiva y en la misma dirección a una imagen común del centro.

Encontrar puntos de acuerdo y ser capaces de encauzar de una manera positiva los conflictos, se nos presenta como un reto de importancia si queremos comunicar de manera adecuada las señas de identidad del centro educativo.

Punto de vista del alumnado.

Sin duda, el alumnado puede resultar un motor importantísimo en todo el proceso… si canalizan su potencial de manera adecuada a través de sus representantes (Consejo Escolar, delegados de grupo) y suman esfuerzos serán una fuente inagotable de propuestas y actuaciones.

Punto de vista de la familia.

Puede que en este colectivo, dependiendo de los entornos socioculturales y económicos, nos encontremos con la dificultad añadida de la brecha digital… esta situación necesitaría actuaciones concretas como cursos o encuentros para favorecer las comunicaciones.
Conseguir una presencia constante de las familias en la vida del centro educativo se presenta como una activo de gran valor… y un apoyo considerable al iniciar cualquier actividad.

Cronograma | Acciones

El manejo del tiempo le da la estructura a todo aquello que debemos realizar, el concurso de las personas lo convertirá en realidad, siempre y cuando se organicen y se dispongan para que trabajen en equipo y aporten sinergia. Los cronogramas existen para que las personas y los recursos se organicen y estructuren alrededor de los procesos y los objetivos, los medios y los fines, la gente ya la mejor utilización de su talento.

image013

En nuestro caso resulta difícil indicar periodos de tiempo concreto para realizar las distintas fases de nuestro proyecto. Sin duda, el tamaño del centro educativo, la motivación existente en cada uno de los colectivos implicados, el liderazgo pedagógico ejercido por el equipo directivo, la implicación de las familias en la vida del centro, etc. son factores que influyen en el tiempo necesario para ir cumpliendo cada una de las fases de implantación.

De todas maneras resulta necesario reflexionar sobre el tema y fijar unos principios fundamentales que marquen las líneas de actuación posteriores:

  • Ubicar todas las actividades que se deben realizar.
  • Determinar un orden lógico de lo que se deberá realizar primero y después.
  • Establecer tiempos y responsables.
  • Destacar los recursos que se necesitan para realizar cada actividad.
  • Definir objetivos y metas de manera clara.
Sensibilización de docentes, familias y alumnado.

El proceso de sensibilización inicial resulta necesario para asegurar un inicio positivo en la implantación de nuestro proyecto. Sensibilizar aparece como el inicio del camino del cambio y la mejora, podrá consistir en charlas coloquios, concurso de carteles, difusión de experiencias similares con resultados positivos, etc.

Sin duda, las redes sociales e internet constituyen herramientas muy útiles e interesantes para desenvolvernos mejor en una sociedad en la que cada vez se valora más la información y la comunicación, por lo tanto, las comunidades o las personas que no se acerquen a ellas, y no sepan manejarse mínimamente, van a quedar como “fuera de juego”. Este será el mensaje principal que debemos transmitir para comenzar a captar adeptos para nuestra actividad.

Formación.

En la medida en que la comunidad educativa tome conciencia de la importancia de contar con un buen proyecto de utilización  de Internet y las redes sociales para el centro educativo, se hará patente la necesidad de formación.

Profesorado, docentes e incluso alumnado necesitarán ampliar sus conocimientos sobre el asunto, por supuesto, se hace necesario un buen procedimiento de diagnóstico de necesidades formativas para cada colectivo; y se debe dar respuesta a dichas necesidades de manera adecuada y diferenciada, en cuanto a espacios, tiempo y contenidos.

image015

Diseño.

El proceso y las etapas de diseño varían dependiendo de varios factores que incluyen el tipo de proyecto que está trabajando, qué tan grande o pequeño sea y para quien está destinado. Pero parece razonable comenzar con una investigación. Casi todos los proyectos requieren que los realizadores o responsables investiguen y estudien como otros centros educativos o instituciones han afrontado los mismos retos, aprender de las experiencias.

La fase de conceptualización del proceso de diseño consiste en esbozar el proyecto. Durante esta fase, elaboraremos una lista de características o requisitos que se incluyan en el proyecto, para esta tarea se suelen utilizar sesiones de “tormenta de ideas” para generar alternativas.

La fase de desarrollo de diseño consiste en una mirada más detallada en el proyecto. Esta fase implica la creación de grupos de trabajo para desarrollar lo planificado.

Grupos de trabajo para el desarrollo.

La etapa de desarrollo implica la creación y construcción del proyecto en sí, requiere la participación continua de todo el equipo; la organización por grupos de trabajo puede resultar ideal para esta etapa pues presenta varias ventajas:

Más motivación: los miembros de un equipo de trabajo tienen la oportunidad de aplicar sus conocimientos y competencias y ser reconocidos por ello, desarrollando un sentimiento de auto eficacia y pertenencia al grupo.

Mayor compromiso: participar en el análisis y toma de decisiones compromete con la meta del equipo y los objetivos organizacionales.

Más ideas: el efecto sinérgico que se produce cuando las personas trabajan juntas tiene como resultado la producción de un mayor número de ideas que cuando una persona trabaja en solitario.

Mejora la comunicación: compartir ideas y puntos de vistas con otros en un entorno que mejora la comunicación abierta y positiva, contribuye a mejorar el funcionamiento de la organización.
Los grupos de trabajo se pueden organizar por sectores (docentes, familias, alumnado…) o por tareas concretas donde participarías integrantes de los diferentes sectores (grupo de trabajo encargado del blog del centro, grupo de trabajo que gestiona la cuenta de Facebook…).

Evaluación.

Hay que pensar en la evaluación y los instrumentos de medida para evaluar el grado de consecución de los objetivos propuestos. Comentar que no tiene sentido hacer una evaluación cuantitativa y centrada en los hechos, datos o conocimientos. Debe ser, por el contrario, una evaluación para aprender, hecha desde contextos múltiples y que ayude a mejorar el proceso.

Difusión y publicidad.

La difusión y publicidad de lo realizado nos asegura, por un lado, afianzar la motivación de los sectores que participan en el proyecto y, por otro, aumenta la posibilidad de conseguir nuevas incorporaciones y participaciones.

Cada espacio y actuación concreta a desarrollar debe contar con un apartado que trate la difusión y publicidad de lo realizado, de esta manera estaremos alimentando de manera positiva al proyecto.

image017

Responsables

Sin duda, cualquier actuación a gran escala en un centro educativo debe contar de manera imprescindible con el apoyo del Equipo Directivo, sin dicho apoyo difícilmente podrá afianzarse ninguna actuación. Además, la manera de evaluar y reconducir cualquier proceso de innovación y mejora pasa por que existan responsables de las diferentes áreas de actuación capaces de retroalimentar al sistema y motivar los reajustes necesarios en cada momento. Por este motivo deberá existir una estructura de coordinación, lo más diversa y amplia posible, que asegure el buen funcionamiento y marcha del proyecto.

Pero, todo lo anterior no resulta incompatible con una concepción de la escuela como una comunidad y, menos aún, identificarla con una organización que aprende. Cuando pensamos en un centro educativo ideal imaginamos una institución que se guía por objetivos claros, donde diariamente se entrega a su labor un elenco de profesionales competentes y comprometidos con su alumnado, donde reina un clima propicio para el aprendizaje de los chicos y chicas, y que fomenta  una  relación fluida con sus familias.

image019

En este escenario ideal, difícilmente alcanzable, el liderazgo compartido nace de espacios reinventados en torno al diálogo y al aprendizaje cooperativo, donde la necesidad del control deje paso a la cultura de la confianza. Trabajar juntos es necesario para aprender más, hemos de entender el liderazgo de forma compartida, reconociendo la diversidad que a todas las personas nos define y fomentando la horizontalidad en las relaciones, condición clave que facilita que nuestras escuelas se vayan transformando, poco a poco, en organizaciones que aprenden y que ayudan a nuestro alumnado a aprender más y mejor.  Sin duda, parece razonable pensar que este es el camino que debemos tomar como comunidad de aprendizaje.

Recursos

Con respeto a los recursos el programa Escuela TIC 2.0 fue un proyecto que las administraciones pusieron en marcha para reforzar la integración de las tecnologías de la información, de la comunicación y del conocimiento en los centros educativos. Al contemplar el uso personalizado de un ultraportátil por parte del alumnado, acceso a Internet y dotación de aulas digitales, teniendo como protagonista al profesorado, como incentivador del proceso de enseñanza-aprendizaje, favoreció la utilización de las herramientas web 2.0 en la acción educativa como medio para el desarrollo de la competencia digital del alumnado y, mediante ella, el desarrollo del resto de las competencias básicas y, en consecuencia, la mejora de los resultados educativos del alumnado.

image021

Por desgracia, en la actualidad, en un escenario de recesión económica, esta dotación material no llegará a los centros con la misma celeridad. Otro debate interesante sería el referido a una alternativa a la falta de recursos como puede ser lo que llamamos Bring your Own Device (BYOD), en castellano “trae tu propio dispositivo”, es una política empresarial que traducida al entorno educativo resultaría en que el alumnado y los docentes pueden llevar sus propios dispositivos al centro educativo para tener acceso a recursos TIC.

E-Learning. Intervención desde la tutoría.

“La comunicación es normalmente un proceso doble:
por un lado, alguien trata de enviar un mensaje;
por otro, alguien trata de entenderlo.”

EDWARD DE BONO

El papel de los tutores en acciones de e-Learning resulta crucial para su buen funcionamiento… animar al alumnado, resolver dudas, motivar, valorar, comunicar, etc. Sin duda, son múltiples las competencias que deben dominar para realizar su trabajo de una forma adecuada pero resulta crucial que el tutor disponga de habilidad para mostrarse cercano a su alumnado haciendo uso de un lenguaje motivador. Conseguir que el alumnado pueda comunicar sus dudas y temores aumenta la continuidad de éste en el curso y asegura la confianza en la acción formativa. Uno de los éxitos de la acción formativa radica en el nivel de interacción que el tutor sea capaz de mantener con su alumnado; para ello debe saber manejar todas las herramientas existentes: chat, correo electrónico, foro, videoconferencia.

1| Cuándo he de enviar mensajes a los estudiantes. Cuándo estos mensajes serán grupales y cuándo se harán de forma privada.

Desde la tutoría de una acción formativa e-learning debemos proporcionar asistencia técnica, resolver las dudas surgidas durante el curso respondiendo a la mensajería interna del alumnado y mensajes del foro en el menor tiempo posible. También incluye la competencia tutorial la capacidad para seleccionar un sistema de tutorías adecuado en cuanto a tiempos, modos y herramientas de comunicación que optimicen el aprendizaje de nuestro alumnado. Realizar tareas relacionadas con el apoyo y seguimiento de éste e impulsar su participación también se encuentran dentro de esta competencia.

Brújula

¿Cuándo he de enviar mensajes a los estudiantes?

1. Orientar y asesorar al alumnado a lo largo del proceso de formación. Resolver las dudas que surjan, ofrecer información que complete la formación, enviar consejos y sugerencias sobre determinados aspectos y advertir de las fechas de comienzo y clausura de temas y módulos así como de actividades y tareas.

  • Ayudar en los primeros momentos del curso a familiarizarse con la plataforma, con los contenidos y con las herramientas de comunicación. Incluyendo el promover que el alumnado edite y actualice su propio perfil personal, así como su presentación al grupo.
  • Resolver las dudas que se le presenten al alumnado a lo largo del curso. Es habitual que, durante el desarrollo del curso al alumno se le presenten dudas y problemas que no puede solucionar por él mismo.
  • Enviar consejos y sugerencias sobre el contenido y metodología empleando para ello alguna de las herramientas de comunicación tales como el foro o el tablón de anuncios. Podemos sugerir la lectura de artículos, enviar consejos sobre cómo realizar una tarea. Errores de anteriores alumnos en una determinada actividad que pueden servir como ayuda para que otros no incurran en el mismo, dudas que suelen aparecer al realizarlas, etc.
  • Informar del comienzo y finalización de cada módulo o bloque de contenidos así como de fechas de entrega de trabajos y tareas. Una de las principales características de un curso de e-learning es la autonomía del alumnado en su proceso de aprendizaje, pero ésta queda delimitada por la propia planificación de la acción formativa; en este sentido existen fechas de obligado cumplimiento que el alumnado debe respetar y en la que la tutoría se encuentra obligada a informar.
  • Informar al alumnado de las características del trabajo en grupo en e-learning: establecimiento de roles y funciones de los diferentes miembros del grupo.

image003

2. Promover la participación del alumnado en el curso. Un curso de e-learning necesita de la participación de alumnado y tutores. Desde la tutoría en e-learning debemos ser capaces de:

  • Introducir y moderar los debates en el foro realizando sugerencias y comentarios que susciten la participación del alumnado. Uno de los roles que el especialista en e-learning debe cumplir se refiere a la capacidad de dinamizar el propio curso.
  • Concertar y moderar sesiones de chat en aquellos momentos que sea necesario. Es necesario que en una sesión de chat exista un coordinador que actúe como moderador y que sea capaz de reconducir el tema cuando éste se desvía.
  • Realizar unas conclusiones generales de las sesiones de chat y de los debates en los foros, haciéndolas accesibles para que el alumnado disponga de un pequeño resumen del mismo y también para que aquellos que no hayan podido participar dispongan de esta información.

 image004

Todo lo anterior supone demostrar habilidades comunicativas utilizando las distintas herramientas de comunicación con el objetivo de fomentar la interacción entre el alumnado, proporcionando un feedback positivo, así como un seguimiento de la evolución de su aprendizaje. Para ello, además debemos:

  • Enviar al alumnado mensajes de apoyo que eviten una sensación de soledad y aislamiento, principales causas de abandono de un curso de e-learning. Debemos ser capaces de motivar al alumnado y animarlo, conseguir que pueda comunicar sus dudas y temores aumenta la continuidad de éste en el curso y asegura la confianza en la acción formativa.
  • Emplear todos aquellos medios a su alcance con el fin de interactuar con el alumnado (chat, correo electrónico, foro, videoconferencia, teléfono). Uno de los éxitos de la acción formativa radica en el nivel de interacción que la tutoría sea capaz de mantener con su alumnado, para ello debemos saber manejar todas las herramientas existentes así como hacer una valoración de aquellas que mejor se adapten en cada momento.

Si, por ejemplo un alumno no accede a la plataforma del curso, no podemos emplear ninguna herramienta de comunicación que contenga dicha plataforma ya que este mensaje no será leído por el alumno. En ese caso, puede ser más oportuno emplear el corro electrónico o el teléfono para ponernos en contacto con él e interesarnos por la evolución de su aprendizaje.

¿Cuándo estos mensajes serán grupales y cuándo se harán de forma privada?

1. Seleccionar el sistema de tutorías más adecuado (individual/grupal). Debemos ser capaces de planificar un adecuado sistema de tutorías. Éste puede variar desde tutorías individuales hasta grupales o mixtas (en las cuales se empleen ambos sistemas).

El alumnado resuelve sus dudas de manera individual cuando se trata de dudas que les impide continuar de manera inmediata la marcha del curso. En estos casos suelen recurrir a aquella herramienta de comunicación que posibilita un acceso más rápido y directo con la tutoría del curso, como puede ser el correo electrónico o la mensajería interna.

Pero desde la tutoría debemos utilizar la mensajería interna solo para comentar temas personales del alumnado, al entenderse que no es algo que afecta al grupo. En caso contrario debemos animar a la utilización de los foros de consulta que existen por tema o bloque de contenidos, es decir, para dudas sobre el funcionamiento del curso, entrega de tareas, etc., que pueden ser compartidas por todos los participantes.

t1

2|   Cómo ha de dinamizarse la cafetería del curso. En qué momentos y con qué tipo de mensajes.

En un curso de e-learning parece indudable la importancia de reservar un ambiente para la interacción social en el que las personas se sientan como en su casa. Por tal motivo, la inclusión de un lugar de esparcimiento como la cafetería del curso es útil a muchos participantes. En un ambiente distendido se favorecen las relaciones sociales que cohesionan el grupo, aunque hay que respetar y no debe considerarse como una falta de compañerismo ni de aislamiento el que algunos participantes prefieran ceñirse al ámbito académico.

El foro cafetería nos ayuda a compartir momentos con los compañeros y compañeras del curso, pero debe ser un espacio donde no existan clasificaciones formales, no hay grupos ni distinción de roles tutoría/alumnado; recordemos que para los temas propios del curso tenemos los espacios dedicados a ellos. Es por eso, que cuando desde la tutoría se remita algún mensaje, se hace en un tono menos académico y riguroso, para no teñir el foro de un tinte serio que desviaría el sentido inicial del mismo. Aunque siempre velando por el cumplimiento de las normas establecidas para el uso de los foros y siempre desde el respeto y la tolerancia.

image005

Por último, aunque la actividad del foro va a depender, en gran medida, de la capacidad de los tutores para animar la participación del alumnado, debemos recordar que la dinamización del espacio no recae en exclusiva en la tutoría y seguro habrá entre el alumnado quien “arrastre” al conjunto a participar. De todas maneras, parece razonable afirmar que dependerá de la tutoría “romper el hielo” en las fechas iniciales de la acción formativa para promover la participación en el curso. Una acción formativa de e-learning necesita de la participación de alumnado y tutores… El contacto con los compañeros y compañeras del curso, el conocimiento de las opiniones de los demás y la existencia de debates durante el desarrollo del curso dotan a éste de una riqueza increíble.

3|   Hacer un informe utilizando una rúbrica.

t2