PROYECTO DE COMUNICACIÓN EXTERNA. La Red y las Redes en nuestro Centro Educativo.

“Dentro de cada uno de nosotros se encuentra un anhelo profundo, innato y casi inefable de encontrar nuestra voz en la vida. La explosión revolucionaria y exponencial de Internet es una de las manifestaciones modernas más claras de esta verdad. Puede que Internet sea el símbolo perfecto del nuevo mundo, de la economía de la información, de los trabajadores del conocimiento y de los drásticos cambios que se han producido.”

Stephen Covey

techeye-2_21160569

VER DOCUMENTO

Anuncios

Normas sobre el uso de las redes sociales en un Centro Educativo. Prohibir vs Educar.

Parece apropiado partir de que el uso de Internet y las redes sociales ofrece claras ventajas, sobre todo en el campo de la educación, por cuanto mejora las posibilidades del alumnado, reduce obstáculos para la creación y distribución de contenidos y ofrece un amplio acceso a fuentes de información digital. Pero, al mismo tiempo, resulta esencial la creación de un entorno de utilización más seguro, que impida un uso inadecuado o ilícito, especialmente en el caso de los delitos contra las personas menores.

Desde esta perspectiva, el centro educativo debe reflexionar sobre el uso de la Red y las redes sociales en el día a día, así como delimitar las normas de convivencia que regulen que la utilización de las mismas sea positiva y respetuosa. Qué fines debemos perseguir:

  1. Concienciar al alumnado, familias y docentes en el uso adecuado de Internet y las redes sociales, teniendo en cuenta el principio preferente del interés superior del menor, su nivel de desarrollo y las responsabilidades de las familias.
  2. Promover el acceso seguro de las personas menores de edad a Internet y las redes sociales.
  3. Prevenir los riesgos que implica el acceso indiscriminado de menores a contenidos inapropiados, ilícitos o lesivos para su desarrollo.

 Pero, ¿qué son contenidos inapropiados o lesivos?

  1. Los contenidos que atenten contra el honor, la intimidad y el secreto de las comunicaciones, de los menores o de otras personas.
  2. Los contenidos violentos, degradantes o favorecedores de la corrupción de menores, así como los relativos a la prostitución o la pornografía de personas de cualquier edad.
  3. Los contenidos racistas, xenófobos, sexistas y los que hagan apología del crimen, del terrorismo o de ideas totalitarias o extremistas.
  4. Los contenidos que dañen la identidad y autoestima de las personas menores, especialmente en relación a su condición física o psíquica.
  5. Los contenidos que fomenten la ludopatía y consumos abusivos.

Parece razonable pensar que no se trata tanto de realizar un decálogo o lista de prohibiciones, más bien, debemos enfocar el asunto como una oportunidad para educar en valores y fomentar comunicaciones positivas y respetuosas:

  1. Adoptar medidas dirigidas a preservar los derechos del alumnado a la intimidad y a la confidencialidad.
  2. Adoptar medidas de seguridad para el acceso y uso seguro de Internet y las redes sociales por parte de las personas menores de edad.
  3. El centro educativo tendrá el deber de orientar, educar y acordar con el alumnado un uso responsable de Internet y las redes sociales, en aspectos tales como tiempos de utilización, páginas que no se deben visitar o información que no deben proporcionar, con el objetivo de protegerles de mensajes y situaciones perjudiciales.

Para conseguir alcanzar estas finalidades, más educativas que prohibitivas, podemos promover acciones que faciliten el uso de forma responsable de Internet y las redes sociales, mediante una mejor sensibilización de los padres y madres, así como a través de una adecuada formación e información de las propias personas menores de edad y de los docentes.

Además, podemos desarrollar la creación de espacios específicos, tanto físicos como virtuales para el alumnado, y en su caso, identificando contenidos veraces y servicios de calidad; velando para que los contenidos educativos utilizados sean los adecuados para promover su bienestar, desarrollar sus capacidades… en definitiva propiciar actitudes responsables y críticas, ciudadanos y ciudadanas responsables.

Si tenemos presente todo lo anterior veremos de otra manera normas como las siguientes, que presentan las redes sociales como algo inútil en el ámbito educativo. Deberíamos cambiar el sentido y educar sobre aquellos usos que presenten riesgos sin prohibir la utilización adecuada de la tecnología…

NORMAS DE USO DE TELÉFONOS MÓVILES Y OTROS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS

Puesto que el teléfono móvil no es un útil necesario para el desarrollo de la actividad académica, queda expresamente prohibido que el alumno traiga al centro este tipo de dispositivos. El incumplimiento de esta norma será considerado como conducta a corregir.

A excepción de los lápices electrónicos de memoria externa, el alumnado no podrá utilizar en clase ningún dispositivo electrónico que no sea previa y expresamente autorizado por el profesor o profesora. El incumplimiento de esta norma será considerado como conducta a corregir.

En todo el recinto escolar está terminantemente prohibido el uso del teléfono móvil como cámara fotográfica o grabadora de imágenes o sonidos. La trasgresión de esta prohibición será considerada como conducta gravemente perjudicial para la convivencia.

El profesorado queda facultado para retirar temporalmente el móvil u otro aparato y depositarlo en Jefatura de Estudios para su entrega posterior. Queda a criterio de Jefatura de Estudios el tiempo de su retención.

Centro Educativo Digital. De la información tradicional a la comunicación 2.0.

Me gustaría remarcar como la comunicación 2.0 se caracteriza porque ha multiplicado el número de emisores. El contenido, que hasta hace pocos años era únicamente generado por los profesionales, es hoy creado por millones de espontáneos usuarios que acceden a Internet de una forma activa y comparten su conocimiento en diferentes comunidades online: redes sociales, blogs, webs colaborativas, etc.

Lo anterior nos indica que cualquier acercamiento al tema de la comunicación debe tener en cuenta esta característica. La importancia de la comunicación participativa, bidireccional es aún mayor si pensamos en la comunicación que se debe establecer desde un entorno educativo.

1. Objetivos.

  1. Contribuir a clarificar la imagen del centro, a transmitir sus grandes finalidades educativas y el modelo pedagógico al que aspira.
  2. Favorecer la difusión a toda la comunidad educativa de los principales mensajes y noticias de interés general.
  3. Servir de canal de comunicación hacia dentro y hacia fuera… que el centro no sea una institución sorda y ciega a su entorno.
  4. Buscar el diálogo y la expresión de los miembros de la comunidad educativa como una vía de mejora de las condiciones de aprendizaje.
  5. Establecer canales generales y específicos de relación y comunicación con las familias.
  6. Establecer canales de información para los alumnos.
  7. Integrar a los alumnos en la vida del Centro educativo.
  8. Abrir el centro educativo a su entorno cercano.
  9. Proveer al entorno de contenidos y recursos educativos. Formación. Información sobre iniciativas. Ayuda a la comunidad con espacios, recursos, conocimientos….
  10. Liderar o ser en actor relevante en el debate sobre la educación.
  11. Poner en valor el trabajo que se realiza en el  Centro (tanto a nivel de profesores como general).

 Punto de vista profesor.

La principal dificultad que se presenta puede ser la diversidad de interlocutores, espacios y mensaje a transmitir y procesar… me explico. Los docentes deben mantener una comunicación permanente con su alumnado sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje, pero también, con otro profesorado para coordinar su labor Docente (departamento o ciclo, equipo educativo de un mismo grupo, claustro, representantes del Consejo Escolar, Equipo Directivo). A todo esto hay que sumar la comunicación con las familias… de importancia vital para cualquier nivel educativo.

Y decimos comunicación… no sólo información. Debemos plantear la manera de conseguir una circulación de información útil y en ambos sentidos.

Punto de vista del Centro educativo.

En este caso, considero que la principal dificultad se presenta al intentar conseguir una imagen coherente del centro educativo. Al existir diversidad de colectivos e intereses debemos ser capaces de dar coherencia a todos ellos para que aporten de manera positiva y en la misma dirección a una imagen común del centro.

Encontrar puntos de acuerdo y ser capaces de encauzar de una manera positiva los conflictos, se nos presenta como un reto de importancia si queremos comunicar de manera adecuada las señas de identidad del centro educativo.

 Punto de vista del alumnado.

Sin duda, el alumnado puede resultar un motor importantísimo en todo el proceso… si canalizan su potencial de manera adecuada a través de sus representantes (Consejo Escolar, delegados de grupo) y suman esfuerzos serán una fuente inagotable de propuestas y actuaciones.

 Punto de vista de la familia.

Puede que en este colectivo, dependiendo de los entornos socioculturales y económicos, nos encontremos con la dificultad añadida de la brecha digital… esta situación necesitaría actuaciones concretas como cursos o encuentros para favorecer las comunicaciones.

Conseguir una presencia constante de las familias en la vida del centro educativo se presenta como una activo de gran valor… y un apoyo considerable al iniciar cualquier actividad.

 2. Los públicos.

Un plan de comunicación como centro educativo se dirige a toda la comunidad educativa: alumnado, familias y docentes, tanto presentes como pasados o futuros. Pero también a otros servicios educativos como otros centros, la inspección, centros del profesorado… u otras entidades y corporaciones como Ayuntamiento, asociaciones locales, ONGs, etc. Y todo esto no sólo en un entorno geográfico cercano, no olvidemos que Internet nos acerca a cualquier parte de mundo.

Remarcar que si además hemos apostado por la idea de construcción de comunidades no parece que debamos hablar tanto de públicos como de comunidades y nuestras acciones no tendrán tanto que ver con comunicar unidireccionalmente noticias como con intercambiar, conversar y dialogar. Es decir, para un centro educativo, el término público no es el más adecuado y es mejor hablar de comunidad o comunidades.

3. Los canales.

Parece razonable considerar que cada tema y cada público requerirá un canal específico. Aquellos temas de interés general y que no comprometan ningún tipo de dato personal podrán comunicarse en canales abiertos del tipo Twitter o Facebook o un tablero de Pinterest. Para aquellos contenidos que requieran más cuidado o que sólo interesen a un grupo determinado tendremos que utilizar otros canales o configurar los canales para que sean privados (como es el caso de grupos de facebook, comunidades de google plus, tableros privados de pinterest,..).

Además es muy importante que tengamos en cuenta que no todo se puede transmitir en todos los canales. Es especialmente importante, como vamos a ver a continuación, atender y respetar la privacidad de los datos y de las personas.

  1. Blog del centro educativo para contar actividades, proyectos, iniciativas, fiestas… Todos los sectores de la comunidad educativa deben disponer de un espacio para la comunicación.
  2. Cuenta de Twitter para comunicar noticias de interés general o para un departamento o un ciclo.
  3. Tablero de Pinterest por grupo, proyecto educativo, departamentos, colectivoes, etc… donde recoger imágenes de la vida del centro.
  4. Plataforma de contenidos Moodle que permita intercambio de materiales formativos e impresiones sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje con el alumnado y las familias.
  5. Facebook para antiguos alumnos del centro educativo que sirva para mantenerles informados sobre cosas y como red de contacto.