E-Learning. Intervención desde la tutoría.

“La comunicación es normalmente un proceso doble:
por un lado, alguien trata de enviar un mensaje;
por otro, alguien trata de entenderlo.”

EDWARD DE BONO

El papel de los tutores en acciones de e-Learning resulta crucial para su buen funcionamiento… animar al alumnado, resolver dudas, motivar, valorar, comunicar, etc. Sin duda, son múltiples las competencias que deben dominar para realizar su trabajo de una forma adecuada pero resulta crucial que el tutor disponga de habilidad para mostrarse cercano a su alumnado haciendo uso de un lenguaje motivador. Conseguir que el alumnado pueda comunicar sus dudas y temores aumenta la continuidad de éste en el curso y asegura la confianza en la acción formativa. Uno de los éxitos de la acción formativa radica en el nivel de interacción que el tutor sea capaz de mantener con su alumnado; para ello debe saber manejar todas las herramientas existentes: chat, correo electrónico, foro, videoconferencia.

1| Cuándo he de enviar mensajes a los estudiantes. Cuándo estos mensajes serán grupales y cuándo se harán de forma privada.

Desde la tutoría de una acción formativa e-learning debemos proporcionar asistencia técnica, resolver las dudas surgidas durante el curso respondiendo a la mensajería interna del alumnado y mensajes del foro en el menor tiempo posible. También incluye la competencia tutorial la capacidad para seleccionar un sistema de tutorías adecuado en cuanto a tiempos, modos y herramientas de comunicación que optimicen el aprendizaje de nuestro alumnado. Realizar tareas relacionadas con el apoyo y seguimiento de éste e impulsar su participación también se encuentran dentro de esta competencia.

Brújula

¿Cuándo he de enviar mensajes a los estudiantes?

1. Orientar y asesorar al alumnado a lo largo del proceso de formación. Resolver las dudas que surjan, ofrecer información que complete la formación, enviar consejos y sugerencias sobre determinados aspectos y advertir de las fechas de comienzo y clausura de temas y módulos así como de actividades y tareas.

  • Ayudar en los primeros momentos del curso a familiarizarse con la plataforma, con los contenidos y con las herramientas de comunicación. Incluyendo el promover que el alumnado edite y actualice su propio perfil personal, así como su presentación al grupo.
  • Resolver las dudas que se le presenten al alumnado a lo largo del curso. Es habitual que, durante el desarrollo del curso al alumno se le presenten dudas y problemas que no puede solucionar por él mismo.
  • Enviar consejos y sugerencias sobre el contenido y metodología empleando para ello alguna de las herramientas de comunicación tales como el foro o el tablón de anuncios. Podemos sugerir la lectura de artículos, enviar consejos sobre cómo realizar una tarea. Errores de anteriores alumnos en una determinada actividad que pueden servir como ayuda para que otros no incurran en el mismo, dudas que suelen aparecer al realizarlas, etc.
  • Informar del comienzo y finalización de cada módulo o bloque de contenidos así como de fechas de entrega de trabajos y tareas. Una de las principales características de un curso de e-learning es la autonomía del alumnado en su proceso de aprendizaje, pero ésta queda delimitada por la propia planificación de la acción formativa; en este sentido existen fechas de obligado cumplimiento que el alumnado debe respetar y en la que la tutoría se encuentra obligada a informar.
  • Informar al alumnado de las características del trabajo en grupo en e-learning: establecimiento de roles y funciones de los diferentes miembros del grupo.

image003

2. Promover la participación del alumnado en el curso. Un curso de e-learning necesita de la participación de alumnado y tutores. Desde la tutoría en e-learning debemos ser capaces de:

  • Introducir y moderar los debates en el foro realizando sugerencias y comentarios que susciten la participación del alumnado. Uno de los roles que el especialista en e-learning debe cumplir se refiere a la capacidad de dinamizar el propio curso.
  • Concertar y moderar sesiones de chat en aquellos momentos que sea necesario. Es necesario que en una sesión de chat exista un coordinador que actúe como moderador y que sea capaz de reconducir el tema cuando éste se desvía.
  • Realizar unas conclusiones generales de las sesiones de chat y de los debates en los foros, haciéndolas accesibles para que el alumnado disponga de un pequeño resumen del mismo y también para que aquellos que no hayan podido participar dispongan de esta información.

 image004

Todo lo anterior supone demostrar habilidades comunicativas utilizando las distintas herramientas de comunicación con el objetivo de fomentar la interacción entre el alumnado, proporcionando un feedback positivo, así como un seguimiento de la evolución de su aprendizaje. Para ello, además debemos:

  • Enviar al alumnado mensajes de apoyo que eviten una sensación de soledad y aislamiento, principales causas de abandono de un curso de e-learning. Debemos ser capaces de motivar al alumnado y animarlo, conseguir que pueda comunicar sus dudas y temores aumenta la continuidad de éste en el curso y asegura la confianza en la acción formativa.
  • Emplear todos aquellos medios a su alcance con el fin de interactuar con el alumnado (chat, correo electrónico, foro, videoconferencia, teléfono). Uno de los éxitos de la acción formativa radica en el nivel de interacción que la tutoría sea capaz de mantener con su alumnado, para ello debemos saber manejar todas las herramientas existentes así como hacer una valoración de aquellas que mejor se adapten en cada momento.

Si, por ejemplo un alumno no accede a la plataforma del curso, no podemos emplear ninguna herramienta de comunicación que contenga dicha plataforma ya que este mensaje no será leído por el alumno. En ese caso, puede ser más oportuno emplear el corro electrónico o el teléfono para ponernos en contacto con él e interesarnos por la evolución de su aprendizaje.

¿Cuándo estos mensajes serán grupales y cuándo se harán de forma privada?

1. Seleccionar el sistema de tutorías más adecuado (individual/grupal). Debemos ser capaces de planificar un adecuado sistema de tutorías. Éste puede variar desde tutorías individuales hasta grupales o mixtas (en las cuales se empleen ambos sistemas).

El alumnado resuelve sus dudas de manera individual cuando se trata de dudas que les impide continuar de manera inmediata la marcha del curso. En estos casos suelen recurrir a aquella herramienta de comunicación que posibilita un acceso más rápido y directo con la tutoría del curso, como puede ser el correo electrónico o la mensajería interna.

Pero desde la tutoría debemos utilizar la mensajería interna solo para comentar temas personales del alumnado, al entenderse que no es algo que afecta al grupo. En caso contrario debemos animar a la utilización de los foros de consulta que existen por tema o bloque de contenidos, es decir, para dudas sobre el funcionamiento del curso, entrega de tareas, etc., que pueden ser compartidas por todos los participantes.

t1

2|   Cómo ha de dinamizarse la cafetería del curso. En qué momentos y con qué tipo de mensajes.

En un curso de e-learning parece indudable la importancia de reservar un ambiente para la interacción social en el que las personas se sientan como en su casa. Por tal motivo, la inclusión de un lugar de esparcimiento como la cafetería del curso es útil a muchos participantes. En un ambiente distendido se favorecen las relaciones sociales que cohesionan el grupo, aunque hay que respetar y no debe considerarse como una falta de compañerismo ni de aislamiento el que algunos participantes prefieran ceñirse al ámbito académico.

El foro cafetería nos ayuda a compartir momentos con los compañeros y compañeras del curso, pero debe ser un espacio donde no existan clasificaciones formales, no hay grupos ni distinción de roles tutoría/alumnado; recordemos que para los temas propios del curso tenemos los espacios dedicados a ellos. Es por eso, que cuando desde la tutoría se remita algún mensaje, se hace en un tono menos académico y riguroso, para no teñir el foro de un tinte serio que desviaría el sentido inicial del mismo. Aunque siempre velando por el cumplimiento de las normas establecidas para el uso de los foros y siempre desde el respeto y la tolerancia.

image005

Por último, aunque la actividad del foro va a depender, en gran medida, de la capacidad de los tutores para animar la participación del alumnado, debemos recordar que la dinamización del espacio no recae en exclusiva en la tutoría y seguro habrá entre el alumnado quien “arrastre” al conjunto a participar. De todas maneras, parece razonable afirmar que dependerá de la tutoría “romper el hielo” en las fechas iniciales de la acción formativa para promover la participación en el curso. Una acción formativa de e-learning necesita de la participación de alumnado y tutores… El contacto con los compañeros y compañeras del curso, el conocimiento de las opiniones de los demás y la existencia de debates durante el desarrollo del curso dotan a éste de una riqueza increíble.

3|   Hacer un informe utilizando una rúbrica.

t2

Anuncios